packman estado

Pacman

En la Argentina tenemos un estado omnipresente que se percibe como muy grande. Pero detrás de la entidad Estado se encuentra lo que se da en llamar el Aparato Estatal que pareciera funcionar de forma independiente.

Solemos decir que el Estado es enorme y ciertamente lo es. Por una parte por que nosotros mismos lo hemos hecho grande, le exigimos de todo al Estado. Nos debe proveer de tal o cual cosa, el estado debe hacer esto otro, etc. A veces lo único que faltaría es que también nos pase la toallita húmeda!

Cuando me refiero a El Estado lo hago incluyendo a los estados Nacionales, Provinciales y Municipales.

Por otra parte es también por una cuestión histórica. Adoptamos la estructura, las instituciones, la forma de funcionar que teníamos en la época colonial. Y esa era más bien del medioevo. Nunca la reformulamos ni adaptamos a una forma democrática de la sociedad.

Tal es así que aún utilizamos expresiones que provienen de la época de la Edad Media. Hablamos de los barones del conurbano,  de los caudillos, de feudos, etc.

Pero todo esto se refiere de alguna manera a la parte exterior, lo visible del Estado. Sin embargo poco conocemos como funciona y solo tenemos una aproximación cuando nos toca realizar algún trámite más o menos complicado. Es la parte burocrática y su maraña de regulaciones, leyes, reglamentos, sellos, etc.

Tenemos una imagen que alguna vez se sintetizo en aquel famoso sketch televiso y su frase “atrás, atrás!”. La recuerda?

El Estado para que funcione, o cumpla con todas sus funciones necesita de una organización compleja, con sus reglas, leyes y demás disposiciones. Es lo que denomina el aparato estatal o la máquina estatal. Es enorme y no voy a hablar aquí acerca de su tamaño y si hay que achicarlo, modernizarlo o qué.

Este “aparato” es, como dije, enorme y muy complejo aunque necesario y funciona en forma autónoma. Es como una entidad, un ente independiente que funciona por si solo sin importar el signo político de turno. En algunos casos mantiene un perfil bajo, en otras ocasiones crece en tamaño y poder.

De alguna manera llega a ser una especie de establishment que rige y dirige las decisiones que se toman. Esta “máquina” vive y funciona por si sola y su interés es mantener su integridad para lo cual no escatima en recursos y alianzas. Considera que los ciudadanos están a su disposición y deben seguir sus mandamientos.

packman estado

Es como un Pacman autónomo! Eso sí, posee una especie de balcón para los gobernantes de turno pero no tienen mayor injerencia en su propio funcionamiento.

Es más, logra imponer su forma de pensar a todos los funcionarios que llegan al Estado. No es raro observar a un funcionario, político o técnico que antes de ingresar al Estado pensaba y opinaba de forma distinta. Una vez ingresado al Estado todas sus decisiones y opiniones  son en función del Estado.

El Aparato utiliza y necesita a la burocracia no solo para funcionar sino en gran medida como defensa de su propia existencia como tal. Hará lo imposible para abortar o impedir cualquier acción que cambie o modifique su staus quo por más racional y bien intencionada que sea.  Se conocen muchos de estas intenciones y acciones que solo terminaron siendo funcionales al mismo aparato estatal.

Esta maquinaria o aparato estatal considera que es el Estado. Pero en realidad El Estado lo conformamos todos los ciudadanos que habitamos, vivimos y trabajamos en nuestro país.

Tomar conciencia que nosotros cada uno de nosotros, somos El Estado sería una forma de ir dejando de darle tanto peso y espacio a esta maquinaria e ir yendo hacia una sociedad más democrática y moderna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *